Page images
PDF
EPUB

DEL M. FR. LUIS DE LEON,

DE LA ORDEN DE SAN AGUSTIN,

reconocidas y cotejadas con varios manuscritos
auténticos

POR EL P. M. FR. ANTOLIN MERINO,
DE LA MISMA ORDEN.

[merged small][merged small][graphic][merged small][subsumed][subsumed][merged small][merged small][merged small]
[ocr errors]

Hæc est enim lætitia viæ ejus, ut rursum

de terra alii germinentur.

[blocks in formation]

de los Capítulos de este Tomo II.

CAP. XXII. Eliphaz Themanites, indignado de oir la respuesta de Job, disputa en favor de la justicia divina, la qual no le afligiera tan gravemente, si él no hubiera pecado: y fundado en este principio, atribuye á Job varios delitos, los que refiere por menudo. Dice tambien, que aunque los malos son á veces prosperados y exáltados en este mundo, al fin vienen á caer miserablemente: y despues aconseja á Job que se vuelva á Dios con humildad, y le perdonará, y llenará de bienes...... Pag. I CAP. XXIII. Responde Job á Eliphaz, deseando, que su causa fuese presentada en el juicio de Dios, en cuyos ojos solo tiene cabida la verdad insiste en defender su innocencia poniendo á Dios por testigo de su rectitud, y venera las razones que tenia su sabiduría divina para afligirle tau terriblemente. 28 CAP XXIV. Prosigue Job en su razonamiento, y dice, que Dios suele prosperar en esta vida á los hombres mas facinerosos y perversos, y darles tiempo para que se arrepientan de sus maldades, reservando el castigo de ellas para la otra vida... 43 CAP. XXV. Como Job se habia justificado tanto en su razonamiento, intenta Bildad Suhites confundirle, tomando por principio, para inferir maldades de Job, lo terrible, y delicado del juicio de Dios, cuyos ojos

:

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

72

hallan mancha en las criaturas mas lucidas y perfectas del universo... CAP. XXVI. Sentido Job de que Bildad hiciese, como parte propria suya, la defensa de la divina justicia, le dice, que Dios no tiene necesidad de que él le defienda, por ser todo poderoso y sabio: y con esta ocasion alaba Job el divino poder, y le engrandece por muy gallarda manera.. 80 CAP. XXVII. Prosigue Job con teson en defender su innocencia dice la causa que le movió para mantenerse en ella, que fué el ver que á los malos nada les espera de bueno en la otra vida, y aun en esta no cogen ordinariamente otro fruto de sus esperanzas, que la muerte de sus hijos desgraciada, la mendicidad de sus nietos, y la disipacion de sus haciendas.. 96 CAP. XXVIII. Muestra Job que todas las cosas tienen su proprio lugar, tiempo, y sazon, y que por tanto puede el hombre hallar razon de todo, aun de los paises que divide de nosotros el océano: mas la verdadera sabiduría no la hallarán los hom

bres, por mas que la busquen en el mundo, porque tiene su proprio lugar y asiento en solo Dios. En este capitulo parece profetizarse no obscuramente el descubrimiento de la América, y otras Islas ignoradas de los antiguos... GAP. XXIX. Prosigue Job, y cuenta su felicidad pasada, y la honra que todos le hacian, el respeto que le tenian, y con la

-112

тв

[ocr errors]

memoria del bien pasado acrecienta, y aviva el sentido de la miseria presente.. 132 CAP. XXX. Despues de haber contado Job su felicidad pasada, refiere por menudo los males y miserias, á que de presente se

[ocr errors]

147

hallaba reducido. CAP. XXXI. Concluye Job su razonamiento, diciendo muy por extenso todos los exercicios, y obras santas, en que se habia empleado desde su niñez, deseando que ven

[ocr errors]
[ocr errors]

168

gan sobre él los males contrarios, sino es ansí como lo cuenta. CAP. XXXII. Viendo que Job permanecia en defender su innocencia, calláron los tres amigos; y el quarto, llamado Eliú, toma la mano en hablar contra Job, admirándose de que los otros tres no hubiesen podido convencerle de pecador, y pideles atencion, para que le oygan los sabios discursos en que va á prorumpir..

que

208 CAP. XXXIII. Pide Eliú atencion á Job, reprehendiéndole ásperamente de que por justificarse él, hubiese dicho que Dios le afli. gia sin causa: expone los tres medios de ordinariamente se vale la bondad divina para despertar á los pecadores dormidos en la culpa; de los quales uno es, llenarlos de dolores, tedios, y miserias, para que abran los ojos y se conviertan. 230 CAP. XXXIV. Añade á sus razones otra Eliu, ó por mejor decir, sálese del propósito comenzado, que era, persuadir á Job que el hombre no puede entender por dó camina

« PreviousContinue »