Page images
PDF
EPUB

suelto á abolir el uso de dichas pensiones y cédulas bancarias, con el único sentimiento de que faltando el producto de ellas se hallaría contra su deseo en la necesidad de sujetar el erario pontificio á nuevas cargas, respecto de que el producto de estas cédulas bancarias se empleaba por la mayor parte en los salarios y gratificaciones de los ministros que sirven á la santa sede en los negocios pertenecientes al gobierno universal de la Iglesia; así tambien la magestad del rey católico, no menos por su heredada devocion à la santa sede que por el afecto particular con que mira la sagrada persona de su beatitud, se ha allanado á dar por una sola vez un socorro, que cuando no en el todo, á lo menos en parte alivie el erario pontificio de los gastos que está obligado á hacer para la manutencion de los expresados ministros; y así se obliga á hacer entregar en Roma seiscientos mil escudos romanos, que al tres por ciento producen anualmente diez y ocho mil escudos de la misma moneda, con lo cual queda abolido el uso de imponer en adelante pensiones y exigir cédulas bancarias, no solo en el caso de la colacion de los cincuenta y dos beneficios reservados á la santa sede, en el de las confirmaciones arriba expresadas de algunas elecciones, en el de recurso á la santa sede para obtener alguna dispensacion concerniente á la colacion de los beneficiós, sino tambien en cualquiera otro caso: de tal manera que queda para

3

siempre extinguido en lo venidero el uso de la imposicion de las pensiones y de la exaccion de las cédulas bancarias, pero sin perjuicio de las ya impuestas hasta el tiempo presente.

Habia tambien otro punto de disputa, NO YA EN ÓRDEN AL DERECHO DE LA CÁMARA APOSTOLICA y nunciatura de España sobre los espolios y frutos de las iglesias obispales vacantes en los reinos de las Españas, sino sobre el uso, ejercicio y dependencias de dicho derecho, de modo que era necesario llegar sobre esto á alguna concordia ó composicion. Para allanar tambien estas contínuas diferencias, la santidad de nuestro beatísimo padre, derogando, anulando y dejando sin efecto alguno todas las precedentes constituciones apostólicas y todas las concordias y convenciones que se han hecho hasta aquí entre la reverenda cámara apostólica, obispos, cabildos y diócesis, y cualquiera otra cosa que sea en contrario, aplica desde el dia de la ratificacion de este concordato todos los espolios y frutos de las iglesias vacantes exigidos y no exigidos, á los usos pios que prescriben los sagrados cánones, prometiendo que no concederá en adelante por ningun motivo á persona alguna eclesiástica, aunque sea digna de especial ó especialísima mencion, LA FACULTAD DE TESTAR de los frutos y espolios de sus iglesias obispales, aun para usos pios; PERO SALVAS LAS YA CONCEDIDAS, que deberán tener su efecto, CONCEDIENDO Á LA MAGESTAD DEL REY

católico y á sus sucesores el elegir en adelante los ecónomos y colectores, pero con tal que sean personas eclesiásticas, con todas las facultades oportunas y necesarias, para que bajo de la real proteccion sean fielmente administrados y fielmente empleados por ellos los sobredichos efectos en los expresados usos.

Y S. M. EN OBSEQUIO DE LA SANTA SEDE se obliga á hacer depositar en Roma por una sola vez á disposicion de S. S. un capital de doscientos y treinta y tres mil trescientos y treinta y tres escudos romanos, que impuestos al tres por ciento, produce ́anualmente siete mil escudos de la propia moneda; y ademas de esto concede S. M. que se señalen en Madrid á disposicion de S. S., sobre el producto de la cruzada, cinco mil escudos anuales para la manutencion y SUBSISTENCIA DE LOS NUNCIOS APOSTÓLICOS, y todo esto en consideracion de la compensacion del producto que pierde el erario pontificio en la referida cesion de los espolios y frutos de las iglesias vacantes, y de la obligacion de no conceder en adelante facultades de testar.

[ocr errors]

S. S. en fé de sumo pontífice, y S. M. en palabra de rey católico, prometen recíprocamente por sí mismos y en nombre de sus sucesores, la firmeza inalterable y subsistencia perpétua de todos y cada uno de los artículos precedentes, queriendo y declarando, que ni la santa sede ni

[ocr errors]

los reyes católicos hayan de pretender respectivamente mas de lo que se halla comprendido y expresado en dichos capítulos, y que se haya de tener por írrito y de ningun valor ni efecto cuanto se hiciere en cualquier tiempo contra todos ó alguno de los mismos artículos.

[ocr errors]

Para la validacion y observancia de cuanto se ha convenido, se firmará este concordato en la forma acostumbrada, y tendrá todo su entero efecto y cumplimiento, luego que se entregaren los capitales de recompensa que van expresados, y despues que se hiciere la ratificacion. En fé de lo cual, nos los infraseriptos, en virtud de las facultades respectivas de S. S. y de S. M. C., hemos firmado el presente concordato, y sellado con nuestro propio sello, en el palacio apostólico del Quirinal, hoy 11 de enero de 1753.-S. cardenal Valenti.—— Lugar del sello.-Manuel Ventura Figueroa.-Lugar del sello.

Y habiendo despues aprobado, confirmado y ratificado el dicho Fernando rey este tratado con lo demás que extensamente se contiene en el escrito hecho sobre esto, cuyo tenor queremos se tenga por expresado é inserto en las presentes: de aquí es, que Nos, queriendo ratificar igualmente el preinserto tratado, y que subsista con estable y perpétua firmeza, y se observe inviolablemente, de nuestro propio motu, cierta ciencia y ánimo deliberado, y con la plenitud de la potestad apostóli

4

ciones, príncipes y reyes católicos ejercite y manifieste sus cristianos y paternales deseos, el que, por ser tan amable por su virtud y sabiduria, se hace respetable á todo el mundo. Véase, entre otros muchos escritores, el sincerisimo analista de Italia, Luis Antonio Muratori, especialmente en los años de 1728, 1740 y 1749.

SEGUNDA OBSERVACION.

Legalidad del concordato de 1737.--Disposiciones que contiene contrarias a las reglas.

SE HABIA CONVENIDO. Esta convencion se hizo en el articulo 23 del concordato del año de 1737, por estas palabras: «Para terminar amigablemente la controver»sia de los patronatos de la misma manera que se han >> terminado las otras, como S. S. desea; despues que >>se haya puesto en ejecucion el presente ajustamiento, >>se diputarán personas por S. S. y por S. M. para re>> conocer las razones que asisten á ambas partes, y en>>tre tanto se suspenderá en España pasar adelante en »este asunto; y los beneficios vacantes, ó que vacaren, >>sobre que pueda caer la disputa del patronato, se de>>berán proveer por S. S., ó en sus meses por los res>>pectivos ordinarios, sin impedir la posesion á los pro>>vistos. >> Es necesario glosar, aunque brevemente, este articulo, para que los lectores sepan las graves controversias que por él se movieron, y que solamente han podido terminarse por este último concordato.

Dice pues: << Para terminar amigablemente la con>>troversia de los patronatos de la misma manera que >>se han terminado las otras, como S. S. desea.» Los inteligentes en el derecho canónico y en el español, y

« PreviousContinue »