Page images
PDF
EPUB

disputa. 3. El uso comun y práctica observada generalmente en los casos de igual naturaleza. 4. El juicio de personas prácticas en el ramo de comercio á que corresponda la negociacion que ocasiona la duda.

Omitiéndose en la redaccion de un contrato cláusulas de absoluta necesidad para llevar á efecto lo contratado, se presume que las partes quisieron sujetarse á lo que en casos de igual especie se practicare en el punto donde el contrato debia recibir su ejecucion, y en este sentido se procederá si los interesados no se acomodaren á esplicar su voluntad de comun acuerdo.

Si hubiere divergencia entre los ejemplares de una misma contrata que presente las partes para apoyar sus respectivas pretensiones, y el contrato se hubiere hecho con intervencion de corredor, se esplicará la duda ó se resolverá la contradiccion por lo que resulte de los asientos hechos en los libros del corredor, siempre que estos se encuentren arreglados á derecho.

Ninguna reclamacion judicial sobre la ejecucion de obligaciones á término es admisible, hasta el dia despues del vencimiento.

No se reconocen términos de gracia, cortesía, ó que bajo cualquiera otra denominacion difieran el cumplimiento de las obligaciones de comercio, sino el que las partes hubieren prefijado en el contrato, ó se apoye en una disposicion terminante de derecho.

Las obligaciones que no tienen término prefijado por las partes, son exigibles á los diez dias despues de contraidas, si solo producen accion ordinaria, y al dia inmediato si llevan aparejada ejecucion.

Los efectos de la morosidad en el cumplimiento de las obligaciones de comercio no comienzan sino desde que el acreedor interpelare judicialmente al deudor, ó le intimare la protesta de daños y perjuicios hecha contra él ante un juez, escribano ú otro oficial público autorizado para recibirla.

Las obligaciones de comercio se prueban: 1. Por escritura pública. 2. Por certificacioEn caso de rigurosa duda que no pueda re- nes ó notas firmadas de los corredores que insolverse por los medios indicados en el ar-tervinieren en ellas. 3. Por contratos privatículo 249, se decidirá ésta en favor del deudor. Toda estipulacion hecha en moneda, peso ó medida que no sea corriente en el pais donde deba ejecutarse, se reducirá por convenio de las partes ó á juicio de peritos en caso de discordancia, á las monedas, pesos y medidas que estén en uso donde se dé cumplimiento al contrato.

Cuando en el contrato se hubiese usado para designar la moneda, el peso ó la medida de una voz genérica que convenga á valores ó cantidades diferentes, se entenderá hecha la obligacion en aquella especie de moneda, peso ó medida que esté en uso para los contratos de igual naturaleza.

Siempre que tratándose de distancia en los contratos, se hable genéricamente de leguas ú horas, se entenderán las que estén en uso en el páis á que haga referencia el contrato.

En todos los cómputos de dias, meses y años se entenderán, el dia de veinte y cuatro horas, los meses segun están designados en el calendario gregoriano, y el año de trescientos sesenta y cinco dias.

En las obligaciones mercantiles contraidas á término fijo, que consistan en número determinado de dias, no se cuenta en caso alguno el de la fecha del contrato, si no mediare pacto espreso para hacerlo; pero sí el de la espiracion del término.

dos. 4. Por las facturas y minutas de la negociacion aceptadas por la parte contra quien se producen. 5. Por la correspondencia. 6. Por los libros de comercio que estén arreglados á derecho. 7. Por la prueba testimonial. Las presunciones son tambien admisibles, calificándose segun las reglas del derecho comun el grado de prueba que les corresponda.

Por último, las obligaciones mercantiles se estinguen por los medios prescritos en el derecho comun sobre los contratos en general, salvas las disposiciones especiales que para casos determinados se dan en este código.

9671. CONTRAVENCION: leg. La infraccion ó trasgresion de alguna órden, mas bien por indolencia que por malicia. Se dice que contraviene á la ley el que obra contra, ó en fraude de ella: obra contra ley el que hace lo que prohibe; y en fraude, el que respeta en apariencia sus palabras para atacar mejor en el fondo su disposicion.

9672. CONTRA-VENTA: leg. La restitucion de la cosa por parte del comprador, y del precio por parte del vendedor, en cumplimiento del pacto estipulado en el contrato de venta.

9673. CONTRERAS: geog. L. con ayunt. en la prov., dióc., aud. terr. y c. g. de Búrgos, part. jud. de Salas de los Infantes, con 67 vecinos.

9874. CONTRIBUCIONES. leg. m. Los impuestos que se reparten y exigen en proporcion de sus bienes á todos los vecinos útiles de la nacion para atender á las necesidades del Estado.

Todo español está obligado á contribuir al sostenimiento de las cargas del Estado en proporcion á sus bienes.

Como este punto es uno de los mas interesantes á los ayuntamientos, y por consiguiente á los secretarios encargados casi siempre de la direccion de estos, pasamos á tratarle con alguna extension.

Dividense las contribuciones:
1.° En generales.

2. En particulares ó locales.

Las contribuciones generales son las que se imponen á todo el reino para atender à las necesidades del Estado; las particulares ó locales, las que son própias de cada provincia ó pueblo, y cuyo objeto es cubrir las necesidades de estos; tales son los arbitrios.

Las primeras se subdividen : 1.° En directas. 2. En indirectas. Son directas los tributos establecidos determinadamente sobre las personas ó sobre los bienes, como la contribucion de inmuebles, cultivo y ganadería; la de subsidio industrial y de comercio; el 20 por 100 de propios ; la renta de poblacion y la regalía de aposento. Son indirectas las imposiciones hechas sobre ciertas cosas ú objetos, cuya necesidad es eventual, como la contribucion de consumos, el derecho de puertas, el de hipotecas, las rentas estancadas, aduanas, etc.

CONTRIBUCION DE INMUEBLES, CULTIVO Y
GANADERÍA.

Este impuesto se creó por la ley de Presupuestos de 23 de mayo de 1845, por medio de repartimiento sobre el producto líquido de las tierras, edificios, censos ó pensiones y salinas particulares, que no se hallan exceptuados absoluta ó particularmente, temporal ó accidentalmente, y asimismo del cultivo por arrendamiento y de la granjería pecuaria. Hablarémos de lo mas interesante de este decreto y de otras disposiciones dadas sobre la misma materia.

DE LOS BIENES INMUEBLES SUJETOS AL PAGO DE LA CONTRIBUCION Y DE LOS EXCEPTUADOS.

Se consideran bienes inmuebles sujetos á la contribucion de este nombre :

1. Los terrenos cultivados y los que sin cultivo producen una renta líquida en favor de sus dueños ó usufructuarios.

TOMO III.

2. Los que con cultivo ó sin él se hallan destinados á recreo ú ostentacion.

3. Los no cultivados ni aprovechados en otra forma por sus dueños, pero que pueden serlo dándoles una aplicacion igual ó semejante á la que se dé á otros terrenos de la misma calidad en los respectivos pueblos.

4. Los edificios urbanos y rústicos, ya estén destinados á casas de habitacion, ya á almacenes, fábricas, artefactos, tahonas, molinos, ingenios, labranza, cria de ganados ó cualquiera otra granjería.

5. Los censos, tributos, cánones enfitéuticos, foros, subforos, pensiones y cualquiera otra imposicion perpetua, temporal ó redimible establecida sobre los mismos bienes.

6. Las salinas de dominio particular explotadas por sus dueños y los cánones ó cantidades que bajo cualquiera otra forma pague la Hacienda pública, por las que de su cuenta se explotan de aquella pertenencia. (Art. 2.° del real decreto citado.)

De los bienes inmuebles disfrutan exencion de contribucion absoluta y permanente :

1.° Los templos, cementerios y las casas ocupadas por las comunidades religiosas, mientras estas existan, con los edificios, huertos y jardines adyacentes destinados al servicio de aquellos ó á la habitacion y recreo de los párrocos ú otros ministros de la Iglesia.

2. Los palacios, edificios, jardines y bosques de recreo del patrimonio de la Corona.

3. Los edificios destinados á hospicios, hospitales, cárceles, casas de correccion y de beneficencia general ó local.

4. Los de propiedad común de los pueblos siempre que no produzcan ó comparativamente con otros de la misma ó semejante especie no puedan producir una renta en favor de la comunidad de los pueblos.

5. Los del Estado aplicados á un servicio público ó á constituir una renta permanente del tesoro, siempre que no se hallen en estado de

venta.

6. Los terrenos que tambien sean de propiedad del Estado ó de la comunidad de los pueblos y se hallen destinados á la enseñanza pública, de la agricultura, botánica ó ensayos de agricultura por cuenta del Estado ó de los mismos pueblos.

7. Los caminos públicos, fuentes y canales de navegacion y de riego, construidos por empresas particulares, cuando por contratas solemnes están adjudicados á estas los productos con exencion de contribuciones.

34

[blocks in formation]

Las personas sujetas al pago de la contribucion de que nos ocupamos son los propietarios de las fincas urbanas y rústicas no exentas, los de ganados y los labradores ó cultivadores de la tierra por la parte del producto liquido que perciban de la que lleven en arrendamiento, y los dueños de ganados que no sean de labor ó de acarreo por las utilidades de esta industria ó granjería.

Todos los propietarios y los demás participes del producto líquido de los bienes inmuebles y del cultivo y ganadería son en cada provincia colectivamente responsables al pago integro del cupo que a ella se haya señalado, y del mismo modo lo son los de cada pueblo ó distrito municipal del cupo que á este haya tocado, salvo los casos que tenga derecho ú opcion á rebaja ó descargo.

Considéranse para los efectos de esta contribucion como pertenecientes á un pueblo ó distrito municipal todas las propiedades dentro de

dos trashumantes pagarán la contribucion solamente en los pueblos de su vecindad.

Ningun propietario está exento de esta contribucion, sino haciendo cesion formal de sus fincas ó derechos en favor de la comunidad del pueblo en cuyo término estén comprendidos. La cesion, sin embargo, no se considerará perfecta cuando el cedente tenga hijos legítimos, hasta un año despues de su fallecimiento, dentro de cuyo plazo podrán aquellos, si son mayores de edad ó cuando lleguen á serlo, reivindicar los derechos cedidos por el padre, sujetándose á la contribucion.

DE LA EVALUACION DE LA RIQUEZA PARA LOS
EFECTOS DE LA CONTRIBUCION.

Por el mismo citado real decreto de 23 de mayo de 1845 se dispuso una apreciacion general por declaraciones de los propietarios, examinadas estas por una junta de contribuyentes, con el objeto de saberse el valor de la riqueza inmueble para distribuir sobre ella la contribucion con arreglo á sus productos.

Como este punto es uno de los que mas interesa saberse por los secretarios de ayuntamiento, puesto que es la base de todo buen reparto, darémos una idea de las principales disposiciones referentes ala evaluacion de la riqueza, presentando los modelos correspondientes y tratando previamente del nombramiento de peritos repartidores.

DE LOS PERITOS REPARTIDORES.

En el mes de febrero de cada año debe nombrarse un número de contribuyentes de cada pueblo igual al de individuos de ayuntamiento, eligiendo la mitad à su albedrío el cuerpo municipal, y la otra mitad el subdelegado intendente ó jefe de provincia, previa propuesta en lista triple que hará el propio ayuntamiento. Siendo desigual el número de individuos, el impar será nombrado por esta última autoridad. Al mismo tiempo y por los mismos medios se nombrará un número de suplentes igual à la mitad de los peritos repartidores para reemplazar á los que no puedan asistir al desempeño de

[blocks in formation]

Los suplentes deben ser de los de residencia fija en el pueblo para que se nombran. El carsu término jurisdiccional. Los dueños de gana-go de estos, así como el de lo peritos, espira al

año si el número de contribuyentes y sus calidades lo permiten; pero no siendo así, podrán los ayuntamientos y gobernadores en su caso hacerles continuar en el ejercicio de sus funciones.

El cargo de perito repartidor es gratuito y obligatorio, y solo se podrá excusar por uno de los motivos siguientes:

1. Por haber cumplido sesenta años de edad.

2. Por imposibilidad fisica, notoria ó acreditada en la forma ordinaria.

3. Por el ejercicio actual de un empleo ó servicio público, civil ó militar.

4. Por hallarse domiciliado á mas de una legua de distancia del pueblo.

5. Por haber de hacer un viaje largo ó tener que ausentarse del pueblo por mas de dos meses y á mayor distancia de la de tres leguas. 6. Por haber aceptado el cargo de repartidor en otro pueblo.

[ocr errors]

El nombramiento de perito repartidor se comunicará al interesado por medio de oficio que pasará el alcalde, dirigiéndole á los ausentes por conducto de el del pueblo en que residan; y se entenderá que aceptan el cargo si á los ocho dias del aviso, no han presentado por escrito excusa alguna de las anteriormente señaladas los que residan en el pueblo ó en el radio de una legua, y en el término de veinte los que vivan en otro punto y radio de mas de una legua.

Los forasteros ó del pueblo que residan á mayor distancia de una legua podrán delegar en otro propietario ó en su administrador, arrendatario ó colono de sus fincas para que desempeñen por ellos la comision que se les ha confiado. Recibidas las excusas ó solicitudes de exencion presentadas en tiempo oportuno, serán resueltas por el ayuntamiento dentro el término de cua

tro dias; siendo ejecutorias sus decisiones si dentro de otros cuatro, contados desde él en que sean notificadas á los interesados, no reclaman estos ante el subdelegado del partido ó del gobernador en su caso, por quien se decidirá definitivamente.

El perito repartidor que sin causa legítima falte al desempeño de su encargo, sufrirá una multa de 100 á 1,000 reales, que el ayuntamiento le impondrá segun la calidad de la falta y circunstancias del culpable. Este, sin embargo, podrá reclamar al subdelegado intendente dentro del término de cuatro dias, contados desde el en que se le haya notificado la providencia, pasados los cuales no será oido, aplicándose el producto de estas multas para los gastos del repartimiento. (Cap. iv del real decreto de 23 de mayo de 1845 y 1 de la Instruccion de 6 de diciembre del mismo.)

[blocks in formation]

CON

MODELO NUM. 1.°

PROVINCIA DE

FINCAS RUSTICAS.

RELACION JURADA que yo, F. de T., vecino de... (dueño, administrador, depositario, etc.), presento al Ayuntamiento de... de todas las fincas rústicas que posee ó administro en el término jurisdiccional de... (la misma ciudad, villa ó lugar), de mi pertenencia (si fuere el dueño y si de D. F. de T. vecino de...)

[graphic]

Bajo este mismo órden se irán expresando en las casillas respectivas todas las fincas rústicas y demás circunstancias prevenidas por los legítimos propietarios ó sus representantes, quienes además deberán tener presente al extender sus relaciones las siguientes notas:

1. Si un mismo sugeto administrase en un pueblo fincas de distintos dueños, formará y presentará relacion separada de las respectivas á cada propietario.

2. Cuando las fincas estén cultivadas por sus dueños ó por sus administradores, se expresará bajo la responsabilidad de estos el valor en frutos ó maravedises que las mismas fincas deberian tener en renta si estuviesen arrendadas.

3. Cuando las cargas se paguen en frutos ú otra especie, se expresará circunstanciadamente y se reducirán á dinero en su importe total á los precios corrientes del mercado mas próximo al pueblo en que se rinda esta relacion; y lo mismo se ejecutará con las rentas ó frutos ó cualquiera otra especie que no sea dinero.

4. Aun cuando las fincas se hallen accidentalmente sin cultivar ó sin arrendar, se considerarán por su valor en renta en esta relacion.

3. En la casilla de semillas se expresarán las que fueren.

« PreviousContinue »