Page images
PDF
EPUB

ron, y el rico Camacho , por mostrar que no sentía la burla, ni la estimaba en nada , quiso que las fiestas pasasen adelante, como si realmente se desposara; pero no quisiéron asistir á ellas Basilio , ni su esposa , ni sequaces: y así se fuéron á la aldea de Basilio: que también los pobres virtuosos y discretos tienen quien los siga, honre y ampare, como los ricos tienen quien los lisonjee, y acompañe. Lleváronse consigo á Don Quixote , estimándole por hombre de valor , y de pelo en pecho. A solo Sancho se le escureció el alma , por verse imposibilitado de aguardar la espléndida comida y fiestas de Camacho, que duraron hasta la noche, y así asendereado y triste siguió á su señor , que con la quadrilla de Basilio iba: y así se dexó atrás las ollas de Egipto, aunque las llevaba en el alma, cuya ya casi consumida y acabada espuma , que en el caldero llevaba, le representaba la gloria y la abundancia del bien que perdía : y así acongojado y pensativo , aunque sin hambre, sin apearse del rucio 3 siguió las huellas de Rocinante.

CAPÍTULO XXII.

Donde se da cuenta de la grande aventura de la Cueva de Montesinos 3 que esta en el corazón de la Mancha, a quien dio felice cima el valeroso Don Quixote de la Mancha,

Grandes fuéron y muchos los regalos que los desposados hiciéron á Don Quixote, obligados de las muestras que habia dado , defendiendo su causa , y al par de la valentía le graduáronla discreción, teniéndole por un Cid en las armas, y por un Cicerón en la eloqüencia. El buen

TOM. III. AA íj

Sancho se refociló tres días á costa de los novios, de los quales se supo , que no fué traza comunicada con la hermosa Quiteña el herirse fingidamente, sino industria de Basilio , esperando della el mesmo suceso que se habla visto: bien es verdad , que confesó que habia dado parte de su pensamiento á algunos de sus amigos , para que al tiempo necesario favoreciesen su intención y abonasen su engaño. No se pueden, ni deben llamar engañes , dixo Don Quixote , los que ponen la mira en virtuosos fines y y que el de casarse los enamorados era el fin de mas excelencia, advirtiendo, que el mayor contrario que el amor tiene , es la hambre y la continua necesidad , porque el amor es todo alegría} regocijo y contento , y mas quando el amante está en posesión de la cosa amada 3 contra quien son enemigos opuestos y declarados la necesidad y la pobreza, y que todo esto decia con intención de que se dexase el señor Basilio de exercitar las habilidades que sabe , que aunque le daban famano le daban dineros, y que atendiese á grangear hacienda por medios lícitos, é industriosos, que nunca faltan á los prudentes y aplicados. El pobre honrado (si es que puede ser honrado el pobre) tiene prenda en tener muger hermosa, que quando se la quitan , le quitan la honra, y se la matan. La muger hermosa y honrada , cuyo marido es pobre , merece ser coronada con laureles y palmas de vencimiento y triunfo. La hermosura por sí sola atrae las voluntades de quantos la miran y conocen, y como á señuelo gustoso se le abaten las águilas reales y los páxaros altaneros; pero si á la tal hermosura se le junta la necesidad y estrecheza 3 también la embisten los cuervos, los milanos y las otras aves de rapiña, y la que está á tantos encuentros firme, bien merece llamarse corona de su marido. Mirad , discreto Basilio, añadió Don Quixote, opinión fué de no sé que sabio , que no había en todo el mundo , sino una sola muger buena, y daba por consejo que cada uno pensase y creyese , que aquella sola buena era la suya, y así viviria contento. Yo no soy casado , ni hasta agora me ha venido en pensamiento serlo, y con todo esto me atrevería á dar consejo al que me lo pidiese, del modo que había de buscar la muger con quien se quisiese casar. Lo primero le aconsejaría, que mirase mas á la fama, que á la hacienda, porque la buena muger no alcanza la buena fama solamente con ser buena , sino con parecerlo , que mucho mas dañan á las honras de las mugeres las desenvolturas y libertades públicas , que las maldades secretas. Si traes buena muger á tu casa , fácil cosa seria conservarla y aun mejorarla en aquella bondad; pero si la traes mala, en trabajo te pondrá el enmendarla3 que no es muy hacedero pasar de un extremo á otro. Yo no digo que sea imposible; pero téngolo por dificultoso. Oia todo esto Sancho, y dixo entre sí: este mi amo, quando yo hablo cosas de meollo y de sustancia suele decir, que podría yo tomar un pulpito en las manos, y irme por ese mundo adelante predicando lindezas, y yo digo dél, que quando comienza á enhilar sentencias y á dar consejos, no solo puede tomar un pulpito en las manos, sino dos en cada dedo, y andarse por esas plazas á que quieres boca. Válate el diablo por caballero andante , que tantas cosas sabes: yo pensaba en mi ánima , que solo podía saber aquello que tocaba á sus caballerías ; pero no hay cosa donde no pique y dexe de meter su cucharada. Murmuraba esto algo Sancho, y entreoyóle su señor , y preguntóle que murmuras , Sancho? No digo nada , ni murmuro de nada , respondió Sancho, solo estaba diciendo entre mí, que quisiera haber oido lo que vuesa merced aquí ha dicho, antes que me casara , que quizá dixera yo agora: el buey suelto bien se lame. ¿ Tan mala es tu Teresa, Sancho? dixo Don Quixote. No es muy mala , respondió Sancho ; pero no es muy buena , aloménos no es tan buena como yo quisiera. Mal haces, Sancho , dixo Don Quixote, en decir mal de tu muger , que en efecto es madre de tus hijos. No nos debemos nada, respondió Sancho, que también ella dice mal de mí quando se le antoja, especialmente quando está zelosa , que entonces súfrala el mesmo Satanás. Finalmente tres dias estuviéron con los novios , donde fuéron regalados y servidos como cuerpos de Rey. Pidió Don Quixote al diestro Licenciado le diese una guia , que le encaminase á la cueva de Montesinos , porque tenia gran deseo de entrar en ella, y ver á ojos vistas, si eran verdaderas las maravillas que de ella se decían por todos aquellos contornos. El Licenciado le dixo, que le daría á un primo suyo famoso estudiante, y muy aficionado á leer libros de caballerías, el qual con mucha voluntad le pondría á la boca de la mesma cueva, y le enseñaría las lagunas de Ruidera , famosas ansimismo en toda la Mancha y aun en toda España : y díxole que llevaría con él gustoso entretenimiento, á causa que era mozo que sabia hacer libros para imprimir, y para dirigirlos á Príncipes. Finalmente el primo vino con una pollina preñada, cuya albarda cubría un gayado tapete, ó arpillera. Ensilló Sancho á Rocinante, y aderezó al rucio, proveyó sus alforjas, álas

quales acompañáron las del primo asimismo bien proveídas, y encomendándose á Dios, y despidiéndose de todos, se pusieron en camino, tomando la derrota de la famosa cueva de Montesinos. En el camino preguntó Don Quizóte al primo, de que género y calidad eran sus exercicios, su profesión y estudios. Á lo que él respondió, que su profesión era ser humanista: sus exercicios y estudios , componer libros para dar á la estampa, todos de gran provecho , y no ménos entretenimiento para la República: que el uno se intitulaba El de las libreas 3 donde pinta setecientas y tres libreas, con sus colores, motes y cifras, de donde podian sacar y tomar las que quisiesen en tiempo de fiestas y regocijos los caballeros cortesanos, sin andarlas mendigando de nadie, ni lambicando, como dicen el cerbelo, por sacarlas conformes á sus deseos , é intenciones : porque doy al zeloso , al desdeñado , al olvidado y al ausente las que les convienen que les vendrán mas justas que pecadoras. Otro libro tengo también , á quien he de llamar : Metamorfáseos , ó Ovidio Español , de invención nueva y rara, porque en él, imitando á Ovidio á lo burlesco, pinto quien fué la Giralda de Sevilla, y el Ángel de la Madalena , quien el Caño de Vecinguerra de Córdoba , quienes los Toros de Guisando, la Sierra Morena, las fuentes de Leganítos, y Lavapies en Madrid, no olvidándome de la del Piojo, de la del Caño Dorado, y de la Priora, y esto con sus alegorías , metáforas y translaciones , de modo , que alegran, suspenden y enseñan á un mismo punto. Otro libro tengo, que le llamo Suplemento a Virgilio Polidoro 3 que trata de la invención de las cosas , que es de grande erudición y estudio, á causa que las cosas que se dexó de decir Po

« PreviousContinue »